Plañido por La Rolling

Adiós a La Rolling

Última publicación Rolling Stone en España

Dejé el tiempo pasar con la esperanza de leer sobre algún homenaje, revueltas por parte de músicos pop indignados convocando manifestaciones o ver periodistas retwitteando sin parar sobre la noticia. Pero finalmente, con mucha pena por mi parte y muy poca gloria, la revista Rolling Stone cerró sus puertas en España, tanto a la impresión como a su versión online el pasado mes de Julio y yo he perdido la fe de volver a pasar mis dedos por su páginas. Su desaparición me llena de nostalgia porque comenzó a publicarse un mes antes del año en el que mi perverso destino, me trajo llena de ilusión hasta las costas mediterráneas de esta tierra, recordándome los años mozos que le he regalado a una prostituida Madre Patria.

Puede que a nadie le importe y que otros argumenten la estrecha calidad de esta revista pero reivindico su presencia porque cada día sufro más vivir en un país, donde la cultura musical se debate solo dentro de la caja tonta, entre personajes de realities televisivos o hereder@s de estrellas enterradas. Donde el video no mató a la timorata estrella de radio porque el monopolio mediático nunca entendió lo que era un clip. Se aflige mi arte al perder imágenes de artistas rock & pop, músicos, cantantes, actores o personajes de este y el otro lado del charco, hacia donde miro con envidia contemplando como siguen publicando una revista franquiciada, rebosante de un intenso potencial de venta, generación tras generación. ¿Se acuerdan de Kerrang? Otra que dejó de existir en 2012. Cada vez que la veía de chiripa en el kiosco de revistas, allá por 1994, me mataba buscando juntar moneditas para comprar la versión española, años antes que la Rolling Stone comenzara a publicarse en Argentina.

Colección RS

Cada día resulta más difícil leer algo impreso y económico en el país con los medios de comunicación más carcas de toda Europa, donde la libertad de expresión puede ser perseguida por una ley conocida como mordaza y la educación parece estar supeditada a Colegios o Universidades para que sus temas se puedan vigilar con facilidad. Consuelo de tontos es saber hoy que mi empedernido coleccionismo de sus ejemplares, me servirá como memoria histórica para releer sus sagaces artículos en “Asuntos Internos”, recordar las frases de Amy Winehouse sobre Black o las canciones que escucha el político Patxi López, reseñar que Amy B. Sweet es malagueña y Russian Red nació en Madrid o sugerir como puede ser una nueva revista de rock & pop… con atrayente fotografía, poco refrito yankee, más contenidos de habla hispana pero sin tanta doctrina indie.

Y en papel, sí o sí… larga vida a las publicaciones en papel.

Anuncios